El pacto verde europeo: una apuesta decidida por una infraestructura educativa sostenible

En medio ambiente, como en todo lo demás… eduquemos con el ejemplo

Pacto verde GSV

 

Con motivo del día mundial del medio ambiente que se celebra el 5 de junio, conviene sumar reflexión y acción para poner de relieve la importancia que tiene la educación como palanca transformadora.

En la vertiente de la reflexión, es pertinente recordar que la Comunicación de la Comisión Europea de fecha 11 de diciembre de 2019 sobre “El Pacto Verde Europeo” establece un plan de acción para impulsar un uso eficiente de los recursos y contempla de forma específica que los edificios sean más eficientes desde el punto de vista energético.

El Pacto Verde Europeo en su apartado 2.1.4 constata a nivel europeo un dato relevante: “los edificios representan el 40% de la energía consumida”, e introduce en el punto 2.2.4 la necesidad de “activar la educación y la formación” partiendo de que las “escuelas, las instituciones de formación y la universidad están bien situadas para interactuar con los alumnos, padres y la comunidad en general”.

Para ello, el Pacto Verde Europeo también incorpora de forma explícita el principio de suficiencia de medios a través de los diferentes fondos estructurales, líneas específicas del Banco Europeo de Inversiones y programas europeos como el reciente “Netx Generatión” (que tantas expectativas está generando) y dota económicamente a los estados miembros como objetivo específico para hacer frente a la necesidad de “inversión en infraestructura escolar” con criterios sostenibles.

Pasando de la reflexión a la vertiente de la acción, en el Grupo San Valero venimos desde hace ya muchos años definiendo e implantando proyectos y modelos ambientales de referencia premiados y reconocidos por la Comisión Europea a través del programa LIFE y, con base en los mismos, fuimos también Premio Medio Ambiente de Aragón en el año 2015.

También alguno de nuestros proyectos ha sido avalado por el propio Banco Europeo de Inversiones por su potencial de transferencia para incorporar en la infraestructura educativa medidas y buenas prácticas ambientales con resultados acreditados de ahorros energéticos.

Fuimos pioneros hace ya casi 10 años en una estructura de recarga de vehículos eléctricos a través de isla solar fotovoltaica instalada en nuestro edificio educativo, redujimos el consumo energético y de nuestras emisiones a través de soluciones domóticas en más de un 20%, aplicamos criterios de compra verde y también hemos sido el primer centro educativo de secundaria, de formación profesional y de bachillerato, así como la primera universidad en España en estar registrados simultáneamente en el Reglamento Comunitario EMAS y certificados en la ISO 14.002.

Pero este compromiso por la acción no se debe conformar con lo que se ha hecho o con lo que se ha sido y, por ello, queremos seguir siendo pioneros educando ambientalmente con el ejemplo. Para ello, nuestras nuevas inversiones y nueva infraestructura educativa que estarán operativas para el nuevo curso académico se enmarcan dentro del denominado “Green and Smart Campus” como una acción más acorde con el pacto verde europeo que busca la máxima certificación energética en las nuevas instalaciones, aplica las mejores medidas de transferencia de proyectos europeos como el DOMOTIC, el CONNECT o el GREEN-TIC, promueve la movilidad eléctrica, y sensibiliza en la educación ambiental de respeto con el entorno y la reducción de nuestra huella ecológica que también la Universidad San Jorge mide y certifica.

En medio ambiente, como en todo lo demás… eduquemos con el ejemplo.

César Romero Tierno

Director general del Grupo San Valero

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *