Hablamos con el alumno Álvaro Blasco sobre su participación en la película Encerrados

Seguro que habéis oído hablar de la película Encerrados, rodada de forma artesanal por los propios actores en pleno confinamiento, y entre los cuales se encuentra nuestro alumno de 2º del Grado Superior de Realización, Álvaro Blasco. En ésta, también aparecen otros rostros conocidos como Antonio Resines y Antonio Canales. Y como creemos que se trata de un proyecto más que interesante, hemos querido hablar con Álvaro para que nos cuente más sobre su experiencia en la misma, ¡y en otros proyectos!

Álvaro Blasco_Encerrados

¿”Encerrados” ha sido tu primera experiencia como actor en un largometraje?

La película Encerrados ha sido más bien mi primera experiencia como actor protagonista en un largometraje ya que ya había trabajado antes como figurante y actor de pequeñas partes en el cine y series de televisión. Primero comencé trabajando de figurante en rodajes profesionales y más recientemente he trabajado como actor de pequeñas partes en varios proyectos, aunque todavía tengo pendiente como objetivo trabajar como actor protagonista en algún largometraje para los cines.

¿Cuál es tu personaje dentro de la película Encerrados?

El personaje que interpreto en la película Encerrados es Sergio, hijo de un importante exministro y hermano de Bea. Su objetivo en la película es liberar a su hermana ya que la tiene su padre capturada en su cuarto y no le deja salir de su habitación. Sergio se escapa dentro de la casa sin que su padre se entere y hará todo lo posible para intentar rescatar a su hermana.

¿Cómo fue la experiencia de grabar una película sobre un “encierro” estando confinado?

Fue bastante emocionante, ya que yo cuando menos me podría haber esperado rodar una película era durante el confinamiento.

Desde que me enteré en qué consistía este proyecto basado en el confinamiento me pareció muy interesante participar, ya que era una situación que por entonces estábamos viviendo todo el mundo. Y además, el fin de este largometraje es recaudar fondos para entidades que luchan contra el Covid-19, lo cual me pareció una gran idea. Es por eso que no dudé en apuntarme al casting.

¿De dónde surge este proyecto y cómo terminas embarcado en él?

El proyecto surgió a partir del director, guionista y músico Isidro Morales, al cual se le ocurrió escribir el guión de una película basada en el confinamiento desde que comenzó la cuarentena.

Terminé participando en el proyecto ya que Isidro me seleccionó para interpretar al personaje de Sergio a través del casting virtual que convocó, en el que los actores debíamos mandarle un vídeo realizando la prueba que nos pedía.

Una vez terminado el guión, comenzamos los rodajes cada actor desde su propia casa con los medios que tuviésemos a nuestro alcance dirigidos a distancia por Isidro mediante videollamadas.

En mi caso tuve una gran ayuda a la hora de rodar mis escenas, ya que conté con material audiovisual del CPA y con dos amigos; Alejandro Garín como operador de cámara, el cual hizo el Grado Superior de Iluminación en CPA y Arturo Vallejo para darme la réplica del otro personaje con el que hablo en la película. Todo esto debido a que mis escenas las grabé más bien en la desescalada.

Está claro que tienes madera de actor, pero, ¿qué te gusta más; estar delante o detrás de las cámaras?

Sin duda me lo paso mejor delante de las cámaras, ya que me divierto mucho más actuando y es lo que más me gusta hacer.

Pero también me encanta estar detrás de cámaras para poder dirigir y llevar a cabo mis propios proyectos a la pantalla. Desde niño siempre me ha gustado contar historias y es por eso que estudio realización, ya que tengo la necesidad de darles forma a mis propias ideas ya sean cortometrajes, documentales, videoclips, largometrajes, etc. Al final la interpretación la he tenido siempre más como hobbie, aunque sin duda es lo que más me apasiona.

Y es que, puedes tener la mejor iluminación, la mejor dirección y el mejor sonido, pero si luego la interpretación del actor/actriz no es buena de nada te sirve. Se trata de llegar a transmitir emociones al espectador para que la escena acabe llegando de verdad al público. Todo esto teniendo previamente un buen guión claro, lo cual para mí es la base de todo.

Al fin y al cabo, ambas partes están muy relacionadas, ya que lo artístico y lo técnico siempre deben complementarse.

Estás terminando el Grado Superior de Realización en CPA, ¿cómo definirías tu experiencia con nosotros?

En general ha sido una gran experiencia, ya que he aprendido bastante respecto al mundo audiovisual. Sobre todo de la parte técnica que es lo que más me interesaba. Y además he conocido muchos compañeros con los mismos gustos, ganas e ilusión que yo por esta profesión.

Lo que más me ha gustado de CPA son las prácticas que realizamos, ya que es como mejor se aprende y ganar experiencia en el trabajo en equipo que es algo fundamental en este mundillo y que valoro bastante.

De todos los proyectos de clase en los que has participado durante estos dos años, ¿cuál o cuáles destacarías?

El que más destacaría fue el cortometraje que tuvimos que realizar como práctica final del primer curso,  en mi caso fue el cortometraje de «ARAUZA», en el cual en un principio fui el director. Pero llegó la pandemia y no pudimos realizarlo hasta meses después cuando finalmente tuve que protagonizarlo en vez de principalmente dirigirlo debido a varios contratiempos que tuvimos. Lo positivo es que a pesar de todos los obstáculos que pudieron surgir conseguimos ser resolutivos.

También destacaría la práctica final de segundo, la cual consiste en hacer un programa de televisión. Fue toda una experiencia realizarlo, a pesar de que la televisión no sea lo que más me emocione ya que yo soy muy de ficción.

¿Qué consejos le darías a las próximas generaciones de estudiantes de Realización para que saquen el máximo partido al grado?

Sin duda, el consejo que les daría es que no se limiten a hacer sólo lo que les mande CPA, que intenten sacar tiempo para llevar a cabo sus propias ideas y proyectos. Ya que además para realizarlos pueden contar con el material que les ofrece CPA.

Y es que en este mundillo cuanto más emprendedor seas mejor, y cuantas más cosas vayas haciendo más puertas te vas abriendo de cara al futuro. También les diría que no esperen que nadie les vaya a llamar a su puerta, sino que sean ellos mismos los que intenten moverse y contacten a quien haga falta para intentar meterse en proyectos o productoras.

Después de esta experiencia en la película Encerrados, ¿tienes algún otro proyecto profesional entre manos? 

Además de la película Encerrados, pues el director tiene pensado hacer una precuela y una secuela para las salas de cine, también tengo una serie llamada «La Santa», en la que estoy de protagonista y la cual se va a rodar en Zaragoza.

He participado como actor de pequeñas partes en series como «Élite» (Netflix), «Los reyes de la Noche» (Movistar+), «Parot» (Amazon Prime Video). Y películas como “Las Niñas”, «García y García”, «Love Gets A Room», entre otras. En publicidad he trabajado como actor en el próximo anuncio de la marca de móviles Xiaomi y para la marca de ropa “Cuale Cuale”.

Por último, como realizador estoy preparando mi próximo cortometraje titulado «Diario».

Los alumnos de 2º de Realización llevan cabo la presentación de sus piezas dentro del Proyecto «Dale Voz»

Los alumnos y las alumnas de 2º de los diferentes Ciclos han superado la recta final de curso, después de cantidad de proyectos intensísimos a la par que interesantísimos. Concretamente, una de las últimas actividades llevadas a cabo por los/las alumnos y alumnas de 2º del Grado Superior de Realización es el Proyecto “Dale Voz”, coordinada por las profesoras Maite Zorraquino y Alejandra Rodríguez.

El Proyecto «Dale Voz»: un aprendizaje técnico y humano

Este proyecto APS consistió, precisamente, en dar voz a diferentes ONG´s, entidades o asociaciones a través de piezas audiovisuales, con el objetivo de dar a conocer su labor. Y para ello, los y las estudiantes tuvieron que decidir aquella organización cuya actividad más les interesara, para contactar con ella y comenzar todo el proceso audiovisual: desde la producción, hasta la grabación y la edición.

Además, a través de esta actividad también aprenden a desarrollar un plan de comunicación, con el diseño del logo, eslogan y una página web. También se encargan de redactar un dossier de prensa de cara a la rueda de prensa que llevan a cabo en la primera evaluación.

Como cierre del proyecto «Dale Voz», los diferentes grupos llevaron a cabo el pitch o presentación de las piezas, en inglés, ante un jurado formado tanto por personas de estas asociaciones, como profesores, que valoraron el resultado final.

Dale Voz
Dale Voz
Dale Voz
Dale Voz
Dale Voz
Dale Voz

En el Día Internacional del Cine, entrevistamos a la profesora de Realización Paula Puente

Aprovechando el Día Internacional del Cine, hemos querido hablar con una apasionada del mismo. Y es que, como bien nos cuenta ella, el cine es lo que la motivó para introducirse en el mundo audiovisual. Por ello, hoy tenemos a Paula Puente que, además de trabajar como profesora del Grado Superior de Realización en el CPA, es una gran profesional que ha participado en multitud de formatos televisivos como ayudante de realización: “Tempero”, “La Primera Mujer”, “Extraordinarios”, “Canal Saturno”, “Por Amor al Arte”, “Todo Nieve”, “Aragón A Pie de Calle”, “Segunda Oportunidad”, “Comunidad Sonora” o  “Territorio Vivo”, entre otros. ¡Descubre su curriculum completo!

 

Ponnos un poco en antecedentes, Paula. ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la realización?

Paula PuenteLo mío fue puro azar… Yo estaba enamorada del cine. Pocos años antes en mi Facultad se había rodado “Tesis”, de Amenábar, y andábamos todos como locos con ser los futuros cineastas del mañana. También me interesaba mucho todo lo relativo a la Información. En la carrera se comparten muchas asignaturas con Periodismo y es un mundo apasionante del que suelo dar alguna pincelada en clase cuando tratamos el género informativo.

Mientras me debatía entre una vertiente y la otra, lo único que tenía claro era que mi sitio estaba en Zaragoza. Entonces los astros se alinearon y justo cuando volví nació la Televisión Autonómica aquí. Hubo un proceso de selección al que aspiramos muchos jóvenes recién salidos de los estudios. Debí de hacer bien la prueba porque me ofrecieron un puesto de editora en Aragón TV.

Desde el primer momento, me enganché al mundo televisivo. Además, el ambiente de trabajo durante aquellos años era buenísimo, con un montón de gente joven entusiasmada aprendiendo de los grandes profesionales que ya llevaban tiempo haciendo tele en la antigua Antena Aragón, y que habían pasado a formar parte de la nueva cadena. Fue una excelente escuela.

 

Para aquellas personas que estén pensando en estudiar realización… ¿Cómo definirías la profesión? ¿Qué es lo que la convierte en una de tus pasiones?

La definiría como una profesión en constante evolución. Las tecnologías se renuevan a una velocidad de vértigo. Los formatos en los que trabajas también van cambiando en cuanto a estilo, pero también en cuanto a proyectos a acometer. La audiencia manda, así que las parrillas van renovándose constantemente. Acometer formatos nuevos es apasionante y agotador al mismo tiempo. Pero cuando ves que el trabajo del equipo funciona, todo lo malo se olvida. He visto a compañeros llorando de la emoción al ver el resultado final de un programa, somos así.

Esto sucede tanto en formatos en plató como en exteriores, más basados en reportajes o información. En estos últimos, si tienes la oportunidad de ir a las grabaciones, tienes la inmensa suerte de acercarte a historias y a personas que de otra manera serían inaccesibles. Tan pronto puedes estar en el Congreso de los Diputados, como subido a una montaña acompañando a un pastor trashumante. Y otras veces puede que te toque entrevistar a un famoso, cubrir la noticia de un incendio, meterte hasta dentro en la cocina de un restaurante con estrella Michelín, en una iglesia románica perdida en el Pirineo que abren solo para ti, o trabajar junto a un estupendo elenco de actores.

Evidentemente, cada formato y cada género te proporciona unas satisfacciones (y unos sinsabores, por qué no decirlo) diferentes, pero existe un denominador común: en todos los formatos televisivos en los que trabajas adquieres conocimientos. Y no me refiero solo a conocimientos técnicos, sino también relativos a esas historias y a esas gentes que tienen la enorme generosidad de compartir sus testimonios a través de la pantalla desde el plató o desde su casa, a donde ha ido un equipo a grabar.

Hay muchas personas anónimas con historias increíbles, mucho sobre lo que informar. Y, por qué no, también hay que procurar entretener con formatos más ligeros a todos esos espectadores cansados tras un duro día de trabajo o hartos de escuchar malas noticias.

 

¿Qué perfiles son los que más demanda ahora mismo el sector de la realización audiovisual?

Estamos en una situación complicada por el escenario que nos está tocando vivir desde marzo. Sé que algunos estudiantes que están a punto de salir al mundo laboral ven el horizonte algo oscuro porque han crecido escuchando hablar de crisis económica y, para colmo, ahora tenemos esta tremenda crisis sanitaria. A veces me pongo en su piel y comprendo que sientan que saldrán de sus estudios dando un gran salto al vacío; pero hay algo que tengo clarísimo desde hace mucho tiempo: la pasión mueve montañas.

He tenido la oportunidad de trabajar con muchos estudiantes de varios centros formativos que realizaban su FCT en mi productora y aquellos que demostraron verdadera pasión y ganas de aprender han acabado haciéndose un hueco en el sector. La clave está en aprovechar cualquier mínima ocasión para adquirir nuevos conocimientos y así poder avanzar y crecer. Y en querer comerse el mundo desde el esfuerzo y la vocación.

 

Tú estudiaste la carrera de Comunicación Audiovisual, entonces la FP se entendía de otra manera… Pero si la decisión de qué estudiar tuvieras que tomarla ahora, ¿estarían los grados entre tus opciones?

Por supuesto. En la Facultad aprendí muchísimo, pero he aprendido mucho más desde que comencé mi andadura profesional y ¿sabes qué?, la mayoría de los compañeros de los que más he aprendido sobre esto de la televisión estudiaron una FP (muchos aquí en CPA, por cierto). Así que podríamos decir que tengo mucho que agradecerle a la FP.

Me encanta que el aprendizaje del alumno se oriente tan directamente a sus salidas profesionales y que la docencia se focalice en la práctica. Me parece alucinante, además, contar con instalaciones y material prácticamente profesionales para poder llegar a adquirir todos esos conocimientos. Suelo decir a mis alumnos que entrar en el plató de CPA es como un sueño, que lo aprovechen y que lo expriman.

 

Como profesora de grados tanto en modalidad online como en presencial en CPA, ¿cuáles son las grandes diferencias en la forma de impartir los mismos conocimientos? ¿Crees que se dirigen a diferentes perfiles?

Obviamente, la barrera física y la distancia hace que plantees las metodologías de diferentes maneras. Pero ahora que nos hemos acostumbrado a tanto Zoom, a tanta llamada grupal de Whatsapp y a tanto Meet la barrera es mucho menor. Es mucho más fácil alcanzar los conocimientos prácticos gracias a las tecnologías, y además en el centro se organizan unas jornadas prácticas presenciales que son la guinda del pastel.

El alumnado presencial es, por así decirlo, más homogéneo en cuanto a edad, gustos, etc. El alumnado online es mucho más diverso. Encuentras de todo: profesionales del sector que quieren aprender nuevas materias, estudiantes en cuya localidad no existe esta oferta formativa, trabajadores que prefieren estudiar online para gestionar mejor su tiempo, etc.

Al final, en la formación online todas las barreras de las que te hablo suelen romperse y se establecen lazos profesor-alumno muy similares a los que se pueden dar en la formación presencial.

 

Otros años, te has encargado de realizar el vídeo navideño con los alumnos del centro. Este año, por motivos obvios, no va a ser posible. Pero cuéntanos qué soléis hacer.

Es divertidísimo. Solemos hacer alguna pequeña práctica navideña justo antes de las vacaciones, cuando ya empieza a amainar la tormenta de exámenes teóricos y prácticos. Ahí el ambiente ya está más relajado y nos ponemos un poco gamberros para liberar tensiones.

El año pasado, por ejemplo, nos encargamos de hacer la felicitación oficial en vídeo de CPA y embarcamos a buena parte del personal del centro en la narración de una noticia de última hora: CPA había sido invadido por un exagerado espíritu navideño y todo el mundo destilaba amor y espumillón. La noticia culminaba con un pequeño discurso de nuestro director, Antonio, imitando los míticos discursos navideños de Juan Carlos I. Lo pasamos genial grabándolo y editándolo.

 

Has trabajado en muchísimos programas de TV, ¿cómo crees que la FP forma y orienta a los alumnos para ese tipo de entornos?

Como te comentaba antes, la mayor parte de las personas con las que trabajo provienen de la FP. Y de todos ellos he aprendido algo, así que sinceramente creo que la FP es una excelente elección para alguien que quiere dedicarse al medio audiovisual. Con el añadido de que aquí aprenden a elaborar su CV, a gestionarse como futuros empresarios y a moverse en un entorno profesional durante su FCT.

 

¿Cuál es el consejo más importante que crees que puedes darles a los futuros realizadores?

Que sean humildes. Siempre. Que aprendan desde la humildad y que el día de mañana dirijan y lideren también desde la humildad. Aprenderán mucho más de los profesionales con los que se encuentren en el camino. Por último, como le decía Alfredo a Totó en Cinema Paradiso, les diría que nunca, nunca, jamás dejen de soñar.